sábado, 28 de octubre de 2006

Manuel Moyano, Premio Tristana de Novela Fantástica 2006


En la web del Diario Montañés, eldiariomontanes.es, podéis leer un articulillo sobre el fallo de ayer. Es interesante por el protagonismo de Savater, buen conocedor del género (aunque con unas ideas, a veces, algo peculiares sobre el mismo) que se está convirtiendo en un habitual de los jurados en premios literarios de “la cosa nostra”. Cito un párrafo que da que pensar:

Savater, finalmente, incidió también en que las seis novelas finalistas son muy variadas, en las que «ninguna puede calificarse como fantástica en el sentido convencional del término». A su juicio, «algunas estaban bien como novela, pero el elemento fantástico estaba muy difuminado, por lo que, dado las características del premio, se optó por aquellas que apuntaban más hacia la temática de la convocatoria».

No sé a vosotros, pero a mí tanto slipstream empieza a aburrirme.

Manfraque, la novela ganadora, es, según la información del DM, una obra de corte clásico. Clásico a más no poder, diría yo: Una narración epistolar, ambientada en el espacio rural, con protagonistas que nos hacen recordar lo más rancio de nuestras tradiciones literarias: el médico, el cura, el erudito del pueblo, etc. Según Savater, la novela de Manuel Moyano «tiene un cierto aire lovecraftiano, aunque transplantado a nuestro paisaje». Puede ser interesante, pero así, a priori, no me atrae demasiado, la verdad.

Otra cosa que ya me llamó la atención hace dos años con Desenmascarar a Kavarokios es el incumplimiento de las bases por parte del propio Ayuntamiento. Menoscuarto, una editorial de Palencia con un catálogo pequeñito de autores en su mayoría semidesconocidos, no me parece a mí (con todos los respetos para una y otros) una «editorial de prestigio nacional». EMHO este premio, uno de los más importantes del género en España (es bienal, pero son 8.000 señores euros) y el único totalmente patrocinado por una institución pública, se merece bastante más. Los santanderinos, que lo pagan, también.

viernes, 27 de octubre de 2006

Hoy se falla el Premio Tristana de Novela Fantástica


Como estoy bastante “perro” —cosas de levantarse a las cinco de la mañana después de más de una década viviendo del cuento (una expresión quizá inapropiada, pues ni del cuento intenté vivir)—, me limitaré a “copypastear” la noticia del Diario Montañés:

G.B. SANTANDER

El Ayuntamiento de Santander acogerá hoy el acto en el que se revelará el ganador del premio Tristana de Novela. El concejal de Cultura, César Torrellas, acompañado entre otros del pensador, ensayista y escritor Fernando Savater anunciará el fallo del certamen de novela fantástica 2006.

Las obras: La oca de oro, presentada desde Sevilla; Hélice, de Tarragona; Manfraque, de Murcia; La profundidad del aire, de Ponferrada; Despedidas desde la orilla izquierda, de Madrid; y El aparador, de Valencia, son las finalistas de esta segunda edición del Premio de Novela Fantástica “Tristana”, que convoca al Ayuntamiento de Santander. Todas ellas «son de extraordinaria calidad», según anunció el comité de selección. 68 originales se presentaron a este certamen literario y de ellos las seis obras mencionadas accedieron a la final. El premiado recibirá 8.000 euros y su obra será publicada en una editorial de prestigio nacional. El ganador de la primera edición fue el escritor y periodista madrileño José María García Hernández con Desenmascarar a Kavarokios.

Enhorabuena a los finalistas y que gane el mejor.

miércoles, 11 de octubre de 2006

Mi otro «trofeo» de la AsturCon


Hace tres meses os enseñé el dibujo que me hizo Mark Buckingham en la pasada Asturcon, organizada en julio por la asociación Avalon, con la colaboración de la Semana Negra de Gijón.

Ahora os traigo (y lo hago con tanto retraso no por falta de ganas sino por mis dudas al escanearla) la portada de La Guerra Interminable de Joe Haldeman, autografiada por el autor.

Portada
Esto me sirve para introducir un tema relacionado con los libros en general y sobre el que ha habido tal confusión que hasta la RAE ha acabado bajándose los pantalones (como casi siempre, en vez de educar para un buen uso, legaliza el malo) admitiendo como buena otra aberración léxica.

Muchos habréis pensado, al leerme antes, que me he equivocado. «Este se ha colado; eso no es la portada.» Pues no, damas y caballeros, eso es la portada, es decir: la página donde suelen figurar los datos básicos del libro: autor, título y editor. Esto otro...

cubierta
...es la parte delantera de la cubierta (para los menos puristas, “cubierta delantera”; para los más puristas, la “primera [plana] de cubierta”).

La cubierta, en realidad, es todo lo que cubre el libro, que viene a ser el conjunto de las hojas encoladas o los cuadernillos cosidos que van fijados a la cubierta. Luego la cubierta se puede dividir en tres partes: la delantera, la del lomo y la trasera.

Además, es un error denominar “contraportada” o “contracubierta” a la parte trasera de la cubierta. En realidad, la contracubierta es la parte interior de la cubierta; la contraportada, por su parte, es la página que sigue a la portada. En la contraportada se suele incluir la información que tradicionalmente no tiene sitio en la portada (menciones de responsabilidad, nº de edición, ISBN, nº de depósito legal, etc.)

Finalmente, llamar “tapas” a las cubiertas delantera y trasera no es muy adecuado, aunque en las ediciones en rústica suelen coincidir con las partes delantera y trasera de la cubierta, que sirven al mismo tiempo de tapas. Pero la naturaleza de éstas varía según el tipo de libro (rústica, cartoné, etc.) y la manera como se haya decorado. A menudo, sobre todo en las ediciones en tela, eso que muchos llamáis “portada” está en una cubierta de papel adicional denominada “sobrecubierta”, que se puede separar de la cubierta del libro propiamente dicha.

sábado, 23 de septiembre de 2006

«Cuentos de Terramar», dirigida por Gorō Miyazaki (Studio Ghibli)


Ring ring.

Hayao: Ursula, queremos hacer una peli de Terramar.
Ursula: Bueno, pero sólo si la haces tú in person.
Hayao: No problemo.
Ursula. Po fale.
Hayao: Po bueno.
Ursula: Po m'alegro.

Ring ring.

Hayao: Oye, que ya no la hago.
Ursula: Vaya por Dios.
Hayao: Pero la puede hacer mi hijo y yo la superviso in person.
Ursula: No sé, no sé.
Hayao: Que sí, que sí. Ya verás cómo queda bien. Que semos Ghibli, oye. Cosa fina.
Ursula: Bueeeno, po fale. Pero ya te vale, porque habíamos quedao...
Hayao: Es que me retiro, que estoy cansao y viejuno.
Ursula: Bueno, bueno. Hala, feliz jubilación.

Ring ring.

Ursula: Oye, qué es eso de que vas a hacer una peli. ¿No te habías jubilao?
Hayao: Sí, bueno... Em... Es que...
Ursula: Ya te vale, ¿eh?, ya te vale.
Hayao: Pero la peli está bien, ¿no?
Ursula. Vamos a dejarlooo, vamos a dejarlo.

martes, 8 de agosto de 2006

«Books of Doom», de Ed Brubaker

☆½

Portada de Paolo Rivera para el nº 1¡Menudo aburrimiento...! Vaya desperdicio de Brubaker.

«Books of Doom» es una cosa inane en plan ficha de personaje (el Doctor Muerte) extendida a seis números. Un rollo de padre y muy señor mío, indigno del talento de Ed Brubaker (qué decepción) con un dibujo correcto de Pablo Raimondi (pero tampoco para echar cohetes), tinta de Mark Farmer (muy eficiente) y color de Brian Reber, irregular (a veces demasiado oscuro, comiéndose el dibujo; otras bien, otras mal).

En fin, un trabajo rutinario y sin imaginación.

Me ha desilusionado especialmente el guión, un trabajo del montón, tirando a mediocre, impropio del autor de Sleeper. ¿Para esto lo contrató Marvel?

Creo que no hace falta comentar más. Mi consejo: Ahorraos el dinerito.

miércoles, 12 de julio de 2006

Mi disfraz de la AsturCon: Giles Habibula


Para la espicha de la AsturCon me disfracé, como ya he explicado en los comentarios a la entrada anterior, del Legionario del Espacio Giles Habibula, personaje creado por el gran Jack Williamson en los años 30 para su novela La Legión del Espacio, que en España fue publicada por Martínez Roca en su colección Super Ficción.

Como muchos sabéis, yo hice la mili, habiendo podido librarme, en La Legión. Por qué lo hice no viene al caso, pero el caso es que lo hice y estoy orgulloso de ello.

Habiendo sido legionario, siendo el tema de la espicha la space opera y disponiendo de un personaje como Habibula, prácticamente hecho para mí, la elección estaba clara. Pero yo sabía que muy poca gente, excepto los más eruditos del fandom, reconocerían la referencia (Juanma Santiago sabía hasta el nombre del personaje, cosa que no me sorprendió; si hay alguien capaz de conocer todos estos detalles del género, es él; qué tío). Así que me llevé el libro como parte del disfraz.

Arreglar el traje me llevó unas cuantas horas de trabajo. Lo que más me costó fue la pistolera, que por desgracia no aguantó un tirón que me dieron sin querer unos invitados a una boda que se celebraba al lado de nuestra espicha. Al final ha acabado en una papelera de hotel, pero hay testigos que os pueden contar lo chula que era (y no es porque la haya hecho yo; es que quedó de pila master).

El material para los pantalones no es, como alguno ha creído, papel de aluminio. Ni mucho menos. En realidad, es un producto de alta tecnología. Por un lado es naranja cyberdark; por el otro, plateado. Ideal para hacerse un disfraz de ciencia ficción, vaya. Es muy fino pero también bastante resistente, gracias a una malla de nylon que, además, lo hace más fácil de manipular. Pero, sobre todo, es aislante.

Pensado para proteger el cuerpo del frío y del agua, con este material se confeccionan unos sacos especiales, prácticamente estancos y provistos de mangas para meter los brazos, con los que uno se viste en casos de emergencia en alta mar, cuando ya no queda más remedio que irse al agua con un salvavidas. Este saco puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte en caso de naufragio, pero en mi habitación no hacía más que ocupar sitio y no sirve para absolutamente nada más que para evitar la hipotermia en alta mar, excepto confeccionar disfraces, así que...

Estos sacos son muy amplios, para facilitar la movilidad y mejorar el aislamiento térmico (el aire que queda dentro contribuye al mismo), así que no he tenido problemas de abastecimiento.

Confeccionar el pantalón fue fácil; me serví de otro como guía y lo “cosí” con cinta americana. Sé por experiencia que ese material hace sudar muchísimo (a menos que estés naufragado en el Mar del Norte), así que debajo llevaba un calzonzillo de esos largos, comprado ex-profeso. No iba a pasar menos calor y el algodón absorbería el sudor. (Funcionó perfectamente.) Para asegurar la cintura y que no se me cayeran, cosí unos botones automáticos, con una parte en la cintura elástica del calzón y otra en la cintura del pantalón. Gracias al cinturón, se mantuvo en su sitio perfectamente durante toda la velada.

La otra pieza del disfraz es también, en realidad, un producto de alta tecnología (o lo era en 1975). Tecnología militar, además. Es un auténtico traje legionario para el desierto, diseñado para poder moverse durante una tormenta de arena en el Sahara, con cierre de velcro. Está hecho del mejor poliester... Y cuando digo el mejor quiero decir eso exactamente; se trata de una fibra de altísima calidad; si fuera de seda no sería tan eficaz. El polvo sahariano resbalaba por su superficie como si nada. Se trata de una prenda muy especial que, según me consta, podría alcanzar un precio bastante elevado en el mercado de antigüedades militares (pero no está a la venta).

Cometí el error de entrar en la espicha con las mangas bajadas y el cuello cerrado; enseguida me di cuenta del fallo y me subí las mangas, abriendo el cuello para que se vierra bien mi camiseta de la TerSa, a juego con las botas (las que usé en la mili; bueno, el segundo par).

El chapiri espacial, confeccionado con parte de un viejo protector plateado, de los que se pegan bajo el parabrisas del coche cuando hace sol, fue el toque maestro. Lo más complicado fue confeccionar la borla, tuve que ponerme en plan McGyver para hacerla... Pero quedó muy bien, aunque no tenía barboquejo (habría sido demasiado complicado).

El toque final lo iba a dar la pistolera (snif) pero no pudo ser. Tuve que conformarme con meter la pistola de protones (4 €) en el cinturón.

Jean Mallart con Mary Gay Haldeman
Foto: Germán Herrán
Lo mejor es que mi disfraz llamó la atención de Joe Haldeman, que se acercó con su cámara de video y me hizo unas cuantas tomas. Enseguida trabamos conversación, a la que se unió su esposa, Mary Gay, con su estupendo español (ya me gustaría a mí hablar inglés así de bien), que me sacó unas cuantas fotos. Estuvimos hablando, entre otros temas, del propio Jack Williamson, que es amigo de ellos. A sus 98 años, sigue tan fresco como siempre, aunque ya ha dejado de escribir. No sabéis cómo admiro a este hombre, autor de De brazos cruzados, para mí uno de los cinco mejores relatos de la historia de la ciencia ficción.

Mary Gay me dijo que le enviarían unas fotos de mí, cosa que me entusiasmó como no os podéis imaginar. Qué encanto de mujer, por cierto. Los tres charlamos de muchas cosas; estuvimos charlando unos cincuenta minutos, en tres sesiones de un cuarto de hora aproximadamente, y tocamos un montón de temas. Pero ya os lo contaré en otra ocasión.

lunes, 10 de julio de 2006

Mark Buckingham y yo


Pues bien, ya he vuelto de mi querida Gijón. He pasado un fin de semana maravilloso en la AsturCon y la Semana Negra, he conocido a Joe Haldeman y a su encantadora mujer, Mary Gay, he estado cerca de ganar el concurso de disfraces de la espicha (ganó un compañero de la TerSa [Álvaro Muñiz, alias El Peras], así que estoy satisfecho) y he pasado un buen rato con Mark Buckingham, el dibujante de Fábulas, entre otros cómics famosos, que nos contó a Nacho Illarregui y a mí cosas muy interesantes...

Me encontré con Mark y su mujer, Irma Page, cuando ya estábamos a punto de dejar la Semana Negra para ir a prepararnos para la espicha. Hace unos días ella me había dejado una nota aquí expresando su deseo de conocernos (Nacho y yo habíamos comentado en nuestros blogs una mesa redonda sobre cine y cómic en la que participaron), así que me presenté y los arrastré a donde estaba Nacho para que este pudiera conocerlos también. Irma dejó a Mark a nuestro cuidado y empezó el espectáculo.

Bigby, el Lobo FerozCon la promesa de una cerveza, le acompañamos a buscar unos folios, buscamos una mesa y, armado de un Pilot negro y un lápiz de cuatro o cinco centímetros, se puso a dibujar, muy concentrado. Siempre me quedo alucinado con la facilidad de los auténticos profesionales para bosquejar y trazar. Fue todo un placer ver cómo la cara de Bigby (el Lobo Feroz de Fábulas) iba tomando forma en el papel. A la izquierda de estas líneas podéis comprobar el resultado. Ya estoy buscando un marco para colgarlo en mi habitación. :-)

Poco a poco, una serie de aficionados con buen ojo empezaron a formar un corro a nuestro alrededor. Alucinados, claro.

Apenas había empezado con mi sketch cuando se levantó, murmuró un wait a minute y se largó, dejándonos expectantes. Al poco tiempo regresó con una carpetilla de plástico. Antes de continuar con el dibujo y la cervecita, sacó el contenido de la carpetilla y nos lo pasó.

Absolutamente boquiabiertos, contemplamos unas copias en color de un comic inédito de Fábulas, hecho directamente en acuarelas, con la zorra de los cuentos como protagonista.

Mark nos explicó, en su cristalino inglés, de qué se trataba. Es su contribución a un proyecto similar a lo que se hizo en Sandman: Endless Nights pero con el mundo de Fábulas como “leit-motiv”. Nacho tiene más detalles. Una auténtica pasada, ya lo veréis cuando salga.

Pronto terminó mi sketch y se puso con el de Nacho, un estupendo perfil de Miracleman en plano medio. Otra vez fue un privilegio y un placer ver cómo el personaje tomaba forma. El círculo de fans, connoiseurs y curiosos fue aumentando, la copia del comic inédito de Fábulas siguió circulando, provocando que muchos ojos se salieran de sus órbitas (la cara de pasmo de Pau Martínez Medrano, alias Blackonion, era impresionante), Nacho lo cosía a preguntas y mi felicidad iba en aumento.

(Foto: Luisa Fernández «Egwene»)

Recordad que estábamos a punto de irnos, Nacho al hotel y yo al camping, para prepararnos para la espicha de la Asturcon. En cuanto tuvimos nuestros dibujitos firmados y dedicados, nos despedimos de Mark, expresándole nuestra admiración, etc., le dimos las gracias y nos fuimos a toda leche, dejándole entre un montón de aficionados. Me habría gustado seguir con él un buen rato más, pero nos fue imposible.

En fin, un tipo en-can-ta-dor, atento, educado, que se desvivió por nosotros y con el que no me habría importado seguir una horita más, a riesgo de perder el autobús para la espicha, como estuvo a punto de pasar. Los de mi grupo tuvimos que coger un taxi para llegar a tiempo. Pero mereció la pena.

lunes, 3 de julio de 2006

¡Disfrazaos, malandrines!


Lo de disfrazarme nunca me ha hecho demasiada gracia. Pero ir a una fiesta de disfraces sin disfraz... No sé, me parece mal. Es como ir vestido a una playa nudista.

Yo siempre he sido muy formal; me gusta respetar la etiqueta y procuro atenerme al protocolo. Siempre he sido así; por eso soy moderador de mis listas y llevo la FAQ de es.rec.ficcion.misc; los que me conocen dejan que me encargue de ello, confiados en que sabré hacer respetar la norma. En es.humanidades.literatura, Jorge Laespada me puso el mote de Norma Jean, no os digo más. :-))

Así que, a pesar de mis dudas y mis pocas ganas, iré disfrazado a la espicha de la AsturCon. Como está mandado.

En mi última fiesta de disfraces fui de sofista, una mezcla de Anaxágoras, Anaxímenes y Anaximandro que bauticé como Anaxuanín. Me tiré toda la noche declamando versos de Parménides y trasegando chupitos de Jack Daniels. Estábamos todos disfrazados, un verdadero sueño. Me lo pasé en grande. Entonces aparecieron unos amigos de mi hermana. Sin disfraz.

No nos anduvimos con contemplaciones: les echamos a patadas (dialécticas), y eso que había tres o cuatro chavalas realmente apetitosas y yo estaba en mi mejor forma (fue hace unos años ya) y más salido que nunca (hasta le metí mano a mi cuñada).

Fuimos implacables. La lluvia de sarcasmos e ironías fue demasiado para ellos. Se fueron media hora después. Con viento fresco y el rabo entre las piernas.

A menos que tengas las narices de luchar por tu diversión, o sea, echarle morro, estás jodido. ¡Y no es justo!

Por lo general ir disfrazado supone un sacrificio; a veces hay que gastar dinero, requiere tiempo y trabajo; por lo general, el resultado final es, como mínimo, incómodo de llevar... Todo esto ya desanima. Pero cuando empiezas a oír que Mengano no va a disfrazarse, Fulanita tampoco, Zutano se limitará a llevar alguna camiseta friqui...

Caradura sin disfraz divirtiéndose a costa de una pobre chica respetuosa con la etiquetaEl propósito de una fiesta es que se divierta todo el mundo, no sólo una parte (a costa de la otra)... Los que van disfrazados (como dicta la etiqueta) sirven de divertimento a los que la incumplen. Estos no tienen una pinta ridícula de la que poder reírse y “cortan el rollo” a los que sí van disfrazados. Uno no se avergüenza de sus propias pintas cuando todo el mundo está igual de ridículo, pero si se ve en minoría... En fin, lo que voy a decir puede parecer un poco exagerado, pero en cierta medida es así: los que no se disfrazan sabotean la fiesta.

Así que estoy con Instantón: si no vais disfrazados a la espicha de la Asturcon, shame on you! :-)) ¡Ánimo!, todavía tenéis unos días para improvisar lo que sea.

sábado, 1 de julio de 2006

Demostrado: Emil Burbank es un friki


42Blur (*): Realmente piensas que tienes todas las respuestas a la vida, el universo y todo lo demás, ¿no?

Emil Burbank: 42.

Hyperion (fuera de la viñeta): Stan tiene razón.


:-D Este Straczinsky es un cachondo.

Y por si hacían falta más pruebas, unas viñetas después, Emil reflexiona brevemente sobre el propósito de... ¡dominar el mundo!

Más claro, agua. :-D


(*) Este mes en Squadron Supreme #4. Espero que no os haya molestado el mini-spoiler, pero es que... ¡menuda casualidad! Y no ha sido la única.

domingo, 25 de junio de 2006

¿Y cuál es la pregunta?


Preguntando a Google cuál es la respuesta a la vida, el universo y todo lo demás...

A ver, a ver...
La respuesta.

Qué puntazo. :-D Con esto ya les perdono lo de los astronautas africanos.

(Gracias a Individuo Desconocido, de es.rec.ficcion.misc.)

jueves, 22 de junio de 2006

22 de junio... ¡Feliz «San Moro»!


Un tío cojonudo, en serio22 de junio, Santo Tomás Moro, patrón de... ¿¡los gobernantes y políticos!? ¡Bah!

Como no les bastaba con robar dinero y poder a manos llenas, tenían que robar también un patrón. :-))

Bueno, en realidad el señor Wojtyla se lo entregó en bandeja de plata en el año 2000. (Para más INRI, tenía que ser precisamente ese año; si es que...)

Antes de eso, Santo Tomás Moro era el patrón de la ciencia ficción. Lo era oficiosamente, eso sí, pero lo era. Hasta yo, que soy ateo, lo consideraba así. Mi respeto y admiración por “nuestro” patrón era (y es) sincero; de poner velitas a alguno, se las pondría a él.

En realidad no debería importarme que los jodíos políticos se lo hayan apropiado (apropiarse de las cosas ajenas está en su naturaleza); soy ateo, así que a mí, en teoría, ni me va ni me viene. :-))

Pero precisamente Thomas More es uno de los escasos Santos de la Iglesia Católica (voy a callarme lo que pienso de la mayoría de esos supuestos santos) que realmente me cae bien. La excepción que confirma la regla: un santo varón y, además, un sesudo varón como la copa de un pino.

Tenía título de Sir y ejerció como Canciller de Enrique VIII (de ahí que los políticos se lo quisieran agenciar), que lo mandó decapitar por papista (estaba harto de las arbitrariedades del rey; pedirle que renegara de sus convicciones religiosas sólo fue la gota que colmó el vaso). Mártir de la Iglesia Católica, fue ascendido a los altares en 1935 (¡a buenas horas, oiga!) junto con John Fisher, que cayó con él.

Curiosamente, en 1980, también la Iglesia Anglicana de Inglaterra (en cierto modo fundada por su asesino) los incluyó en su calendario de santos. Don Tomás debió de revolverse en su tumba... :-))) En fin, allí su día se celebra el 6 de julio.

«¿Y por qué considerar a Santo Tomás como patrón de la ciencia ficción?, se preguntará alguno, ¿qué tiene de especial este santo?»

Ay, qué daño ha hecho la LOGSE...

Thomas More escribió (entre otras muchas obras) la célebre Utopía, madre de todas las utopías posteriores. Si no la has leído, no sé a qué esperas... (Pulsa AQUÍ para obtener una edición electrónica de Utopía).

Sumamente inteligente, sabio y erudito (tres cualidades diferentes; él las tenía todas en gran cantidad), uno de los padres del humanismo, gran amigo de Erasmo (otra buena persona), amante esposo y padre ejemplar, con un gran sentido del humor y la ironía, un talante tolerante y abierto y dos cojones como dos riñones... Por no hablar de su sentido del deber, que tantos problemas le acarreó.

En fin, un gran hombre, de los que devuelven a quien los conoce la fe en la humanidad.

Aunque nunca haya sido el patrón de la ciencia ficción de manera oficial, lo fue y lo seguirá siendo oficiosamente... Y, desde luego, en es.rec.ficcion.misc seguiremos poniéndole velitas como antes de que a Wojtyla le diera por cedérselo a esa panda de impresentables. Sí, incluso los ateos como yo. :-))

martes, 20 de junio de 2006

Otro error del ISBN (y van...): El verano del pequeño San John


Lo comentaba el ínclito Juan Carlos Planells a comienzos del año en una de sus notas sobre ediciones de Stephen King y es verdad: «el registro de ISBN es un cúmulo de errores y disparates absolutamente increíble».

Esta noche lo he podido comprobar mientras completaba los datos de la base de idem de mi biblioteca particular. Mi edición de El verano del pequeño San John (bastante peculiar, por cierto; ya os contaré la historia) no aparecía por ningún lado. Me he tenido que levantar para ir a mi cuarto, sacar el libro de su sitio y comprobar directamente el ISBN: 84-350-0421-X.

Resulta que la Agencia se lo había atribuido a Edhasa cuando es de Minotauro. Para colmo, la fecha está mal; es de diciembre de 1983, no de enero de 1984.

Planells no quería dar ejemplos... Bueno, pues ahí tenéis uno. Y no es el primero ni será el último que me hace perder el tiempo.

Por cierto, ya que estamos con el numerito, ¿alguien me puede explicar la chapuza del 978 y el 979 en el ISBN-13?:

«Cuando la capacidad del actual ISBN se agote se introducirá el prefijo 979 y se comenzará la distribución del nuevo cupo de números ISBN. Ambos cupos coexistirán en España, en algunos casos, durante bastante tiempo.

«Los prefijos de editor actualmente en curso se mantendrán con el prefijo 978, pero cambiarán cuando se agote la capacidad del sistema ISBN actual y se comience el sistema ISBN 979.»

(Fuente: mcu.es.)

Pero... ¿Esto qué es? ¿Va en serio?

¡Jeesús, qué jambos!

domingo, 18 de junio de 2006

Las POMMs de es.rec.ficcion.misc (2003)


Las 100 novelas de CF más populares en el grupo de noticias de Usenet es.rec.ficcion.misc

Compartiendo la primera posición, con 21 votos:

Pórtico / Frederik Pohl
Dune / Frank Herbert
Ubik / Philip K. Dick

El resto:

[Nº de votos (apoyos) / Título / Autor]

19 / ¡Tigre, tigre! (Las estrellas, mi destino) / Alfred Bester
18 / 1984 / George Orwell
18 / La mano izquierda de la oscuridad / Ursula K. Le Guin
17 / El juego de Ender / Orson Scott Card
17 / Estación de tránsito / Clifford D. Simak
16 / Los desposeídos / Ursula K. Le Guin
15 / Mundo Anillo / Larry Niven
13 / Cantos de Hyperion, I / Dan Simmons
13 / Fahrenheit 451 / Ray Bradbury
13 / La guerra interminable / Joe Haldeman
13 / Neuromante / William Gibson
13 / Tropas del espacio / Robert A. Heinlein
12 / Cántico por Leibowitz / Walter M. Miller
12 / Cita con Rama / Arthur C. Clarke
12 / Crónicas marcianas / Ray Bradbury
12 / El fin de la Eternidad / Isaac Asimov
11 / Fundación / Isaac Asimov
11 / Los propios dioses / Isaac Asimov
11 / Solaris / Stanislaw Lem
10 / ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? / Philip K. Dick
10 / Mundos en la eternidad / Juan Miguel Aguilera y Javier Redal
10 / Un mundo feliz / Aldous Huxley
9 / Puerta al verano / Robert A. Heinlein
8 / Flores para Algernon / Daniel Keyes
8 / La quinta cabeza de Cerbero / Gene Wolfe
8 / ORA:CLE / Kevin O'Donnell, Jr.
8 / Snow Crash / Neal Stephenson
7 / Cánticos de la lejana Tierra / Arthur C. Clarke
7 / El hombre demolido / Alfred Bester
7 / El Señor de la Luz / Roger Zelazny
7 / Forastero en tierra extraña / Robert A. Heinlein
7 / La sombra del torturador / Gene Wolfe
6 / 2001: Una odisea espacial / Arthur C. Clarke
6 / A vuestros cuerpos dispersos / Philip J. Farmer
6 / Congreso de futurología / Stanislaw Lem
6 / El libro del día del juicio final / Connie Willis
6 / El verano del Pequeño San John / John Crowley
6 / Frankenstein / Mary W. Shelley
6 / La luna es una cruel amante / Robert A. Heinlein
6 / Las puertas de Anubis / Tim Powers
6 / Los tres estigmas de Palmer Eldritch / Philip K. Dick
6 / Maestro Cantor / Orson Scott Card
6 / Naufragio / Charles Logan
5 / El fin de la infancia / Arthur C. Clarke
5 / Hacedor de estrellas / Olaf Stapledon
5 / La invención de Morel / Adolfo Bioy Casares
5 / La máquina del tiempo / Herbert G. Wells
5 / Mercaderes del espacio / Cyril M. Kornbluth & Frederik Pohl
5 / Muero por dentro / Robert Silverberg
5 / Playa de acero / John Varley
5 / Segunda Fundación / Isaac Asimov
5 / SIVAINVI (VALIS) / Philip K. Dick
5 / Soy leyenda / Richard Matheson
5 / Tiempo para amar / Robert A. Heinlein
4 / Campo de concentración / Thomas M. Disch
4 / El hombre en el castillo / Philip K. Dick
4 / Fundación e Imperio / Isaac Asimov
4 / Huevo del dragón / R. L. Forward
4 / Invernáculo / Brian W. Aldiss
4 / La era del diamante (Manual Ilustrado para Jovencitas) / Neal Stephenson
4 / La estación de la calle Perdido / China Miéville
4 / La paja en el ojo de Dios / Larry Niven & Jerry Pournelle
4 / La tierra permanece / George R. Stewart
4 / Los genocidas / Thomas M. Disch
4 / Marte Verde / Kim Stanley Robinson
4 / Más que humano / Theodore Sturgeon
4 / Rito de cortejo / Donald Kingsbury
4 / Stalker (Picnic junto al camino) / Boris & Arkadi Strugatski
4 / Un fuego sobre el abismo / Vernor Vinge
4 / Vurt / Jeff Noon
3 / Cronopaisaje / Gregory Benford
3 / Efímeras / Kevin O'Donnell, Jr.
3 / El Globo de Oro / John Varley
3 / El nombre del mundo es Bosque / Ursula K. le Guin
3 / Heliconia / Brian W. Aldiss
3 / La caza de Nimrod / Charles Sheffield
3 / La guerra de los mundos / Herbert G. Wells
3 / La isla del doctor Moreau / Herbert G. Wells
3 / La naranja mecánica / Anthony Burgess
3 / La nave estelar / Brian W. Aldiss
3 / La voz de los muertos / Orson Scott Card
3 / Las 100 vidas de Lazarus Long / Robert A. Heinlein
3 / Limbo / Bernard Wolfe
3 / Los amantes / Philip J. Farmer
3 / Marciano, vete a casa / Fredric Brown
3 / Pensad en Flebas / Iain M. Banks
3 / Retorno de las estrellas / Stanislaw Lem
3 / Sin noticias de Gurb / Eduardo Mendoza
3 / Tiempo desarticulado / Philip K. Dick
3 / Una mirada en la oscuridad / Philip K. Dick
2 (7) / Amos de títeres / Robert A. Heinlein
2 (7) / Un ojo en el cielo / Philip K. Dick
2 (6) / La guerra de las salamandras / Karel Cápek
2 (5) / Tú, el inmortal / Roger Zelazny
1 (4) / Marte Rojo / Kim Stanley Robinson
1 (4) / El uso de las armas / Iain M. Banks
1 (3) / La nave de un millón de años / Poul Anderson

[Tras la publicación de esta lista recibí un par de mensajes con votos que colocaron a Pórtico, de Frederik Pohl, en cabeza. Una novela que siempre debería estar en catálogo y disponible para su compra en cualquier librería decente.]

Glosario Errefemense: «¡Es una POMM!»


—¿Y qué coño es una POMM? —preguntará alguien.

Mis lectores más atentos lo recordarán, pues lo mencioné en una entrada sobre la excelente novela Vurt, de Jeff Noon. Es una tontería, pero me hace gracia... Y hoy he sabido algo nuevo sobre el tema, así que ahí va:

Para los que no lo sepan, “pomm” es un acrónimo nacido en Usenet, concretamente en el grupo de noticias sobre ficción de género fantástico es.rec.ficcion.misc (aunque a lo largo de los años se ha ido extendiendo a otros como es.rec.comics, es.rec.ficcion,starwars, es.rec.cine e incluso es.rec.musica.alternativas, un caso curioso que un día de estos os comentaré).

Se refiere a las obras que destacan por su calidad de las demás, esas que llamamos —la mayoría de las veces exagerando de mala manera— “obras maestras”... queriendo decir, en realidad, que nos parecen maravillosas y nos han gustado mucho. En honor a la verdad, las obras así ensalzadas casi nunca se merecen la denominación de “maestras” (expresión sinónima de “clásica” [tengo que hablaros otro día de la palabra “cásico”, que se viene utilizando desde hace unos meses en Usenet y que tiene ya, aunque no tanta como “pomm”, cierta raigambre en el medio]) pero cuando al entusiasmo le da por clavar sus espuelas en los flancos de nuestro sentido crítico, a veces este acelera con tal premura que tropieza, cayendo por los suelos y... En fin, eso que os digo.

Puede parecer una tontería, pero me he encontrado este acrónimo, con el significado que le venimos dando en Usenet desde hace seis años, en un montón de lados. Al principio yo pensaba: “¡Anda, éste lee nuestro grupo!” (después de tantos años lo siento como mío) y en la mayoría de los casos resultó, para mi regocijo, que sí. Pero en algunos casos descubrí, aún más sorprendido, que no. Que, si les preguntabas —curioso que es uno— por es.rec.ficcion.misc, por Usenet, por el fandom internauta o la ciencia ficción (por orden decreciente de geekismo), te contestaban: «¿Cómo dices?» No recordaban dónde lo habían oído, no sabían que era un acrónimo (uno no sabía siquiera qué era un acrónimo) y, por supuesto, no sabían qué palabras habían aportado sus iniciales para formarlo, pero sabían lo que significaba.

—Y esas iniciales... —empieza a preguntar alguien (pero me hago el sueco y sigo a lo mío).

Tiene POMM algo de onomatopeya y así me la he encontrado en multitud de ocasiones, aunque siempre pensando que lo correcto es poner tres emes (una manía mía, quizá influencia de Cita con Rama)... Ya me voy otra vez por las ramas. El caso es que es muy sonora y se recuerda fácilmente. Refuerza esa sensación que da a veces una película o una narración que nos maravilla, ¡bum!, como un fogonazo; no por nada se dice, por ejemplo, de tal canción que fue un “bombazo”, o de tal mujer que era una chica boom. Y eso es parte de su éxito.

—¿Pero qué significa P.O.M.M.? —insiste el muy pesado.

Pues...

Resulta que tengo un amiguete, de estos que hace uno en Internet (un gran tipo), cuyo seudónimo es Neko. Ya os hablé de él en aquella entrada sobre Vurt; fue quien me la recomendó. Neko usa un lenguaje bastante colorido, por decirlo suavemente... Pues bien, una vez leyó una novela de ciencia ficción que le entusiasmó especialmente: Snow Crash, de Neal Stephenson. La verdad es que son tal para cual, Neko y Snow Crash. El caso es que el 20 de abril de 2000 entró en es.rec.ficcion.misc diciendo sobre ella, entre otras cosas, lo siguiente:

A mí esto del cyberpunk me mata. Soy capaz de leerme la porquería más infecta si lleva la etiqueta “cyberpunk“ y encima me pongo violento cuando a alguien se le ocurre denostar el género, así que no voy a ser objetivo ni nada: la novela es una puta obra maestra.

Poco después, el 9 de mayo, Kalsbad (otro amiguete —mío y de Neko— habitual de es.rec.ficcion.misc [es más, sigue posteando como un campeón]), remachaba:

Ya tengo leído algo más de la mitad de Snow Crash y sólo puedo decir que es una puta obra maestra de mierda, o sea que... ¿Alguien puede explicarme la razón de que no se haya publicado antes en este bendito país?

Durante años hemos creído que la expresión era de Neko y resulta que es de Kalsbad. :-)) Lo de “puta obra maestra” del Neko llamó la atención, pero lo de Kalsbad ya fue la leche: «puta obra maestra de mierda». :-D Empezó el cachondeo y al poco tiempo ya estábamos todos calificando de Puta Obra Maestra de Mierda nuestras novelas favoritas. Y, como siempre se ha hecho en Usenet con las expresiones un poco largas (En Mi Humilde Opinión [EMHO], Pero Tampoco Para Echar Cohetes [PTPEC], etcétera [etc.]), pronto lo redujimos a POMM. Reducción más feliz aún por su sonoridad.

No es, como se ha explicado muchas veces —de manera un tanto simplista (incluso por mi parte, como “faquero mayor” [responsable de la FAQ, otra expresión adulterada, en este caso por el diaspar, a partir de “fallera mayor”])— a los desconcertados plasmoides de nuevo cuño que, invariablemente, acababan preguntando por el significado de este término, un sinónimo de “obra maestra”. Se aplica, más bien, a las obras que sabemos que no son obras maestras pero que han despertado nuestro entusiasmo hasta el punto de pensar, por un momento, que lo son. Cada uno tiene las suyas. Por eso, a la lista de novelas favoritas de es.rec.ficcion.misc que hicimos en 2003, la llamo “la lista de las POMMs”. Nunca pretendimos que se constituyera como un canon.

En la siguiente entrada postearé la lista completa de pomms 2003 de es.rec.ficcion.misc.

jueves, 15 de junio de 2006

Mi escritorio


Alfredo y Juanma han enseñado los suyos sin la menor vergüenza... ¡Pues vale!, ¡yo también me tiro!

Donde esté Yoda que se quite Joss Whedon, ¡yuju!
Nótese el homenaje a Google Maps, ji ji.

domingo, 11 de junio de 2006

Traduttore traditore: «Almuric», de Robert E. Howard


Bueno, después del desfogue de esta mañana, recuperamos el habitual buen humor y regresamos a la normalidad con un viejo post referente a Almuric, novela de aventuras de sword & planet escrita por Robert E. Howard hacia 1936 y editada por Miraguano con traducción del propio Arellano, cuyo trabajo puse a parir sin la más mínima piedad. :-)) Más que un comentario es un vituperio de la traducción. Lo escribí para es.rec.ficcion.misc en 1999 (ya ha llovido, ya) y lo he encontrado por casualidad buscando otra cosa en Google. Sirva como ejemplo de mi obsesión por la calidad de las traducciones, mi pasión por la diatriba epistolar y mi afición por la parodia. A la salud de Xoota, para que vea lo que le espera. :-))))) [Entre corchetes, alguna que otra nota.]

* * *

Acabo de leer Almuric (ediciones Miraguano, traducción de Francisco Arellano), gracias a Conner McLeod [Ramón Campins, conocido fan de Howard].

No comentaré nada sobre la historia en sí, que me ha entretenido mucho. Sin embargo, no puedo evitar aludir a la nefasta edición de esta obra de Robert E. Howard.

Señor Arellano: El cúmulo de barbaridades gramaticales que infestan las páginas de esta edición de Miraguano me han irritado hasta extremos que no creía posible alcanzar. Me asombra que hayan tenido ustedes la desvergüenza de entregar al impresor semejante montón de inmundicia.

Tanta mediocridad me parecía imposible antes de leer su espantosa traducción. Afortunadamente no me ha costado un duro hacerlo...; de lo contrario, nada en el mundo podría impedirme acercarme hasta ustedes para hacerles la entrega solemne de un flamante ejemplar de la Gramática de la R.A.E., no sin antes haber impregnado sus sagradas páginas con alguna substancia letal. Si el buen Howard resucitara y viera esto, sin duda se pegaría un tiro otra vez.

La desastrosa puntuación, los nefandos laísmos, el uso constante de posesivos en expresiones de posición (“debajo mío”) y otros atroces vulgarismos no han logrado, empero, estropearme la diversión; hacia la mitad de la novela mi sentido de la estética estaba ya tan embotado que sus desafueros lingüísticos apenas me irritaban ligeramente.

¡Cuántas hermosas obras habrán profanado ustedes ya con actuaciones semejantes! No quiero ni pensarlo. La idea de leer, por ejemplo, La caída de la casa Usher traducida por usted, señor Arellano, es algo que me hace temblar de horror con sólo pensarlo, pero no merced a las cualidades terroríficas de las palabras de Poe, sino por la terrible perspectiva de tener que enfrentarme a las horripilantes consecuencias de su mediocre labor sobre la prístina prosa del gran autor americano.

¡Qué les costará contratar a un corrector de estilo! Señores de Miraguano, ¡miren ustedes que hay gente que paga por sus libros! Sin duda se merecen un trato mejor.

jueves, 8 de junio de 2006

Cine y cómic en Santander


Esta entrada se refiere a lo comentado por Nacho Illarregui el 29 de mayo, unas jornadas sobre cine y cómic que se han organizado en Santander. El plato fuerte, para mí, era la visión de American Splendor (excelente película, sobre la vida y obra de Harvey Pekar, que me perdí cuando fue estrenada) y la charla del miércoles 7 sobre cine y cómic, con la participación del estupendo dibujante británico Mark Buckingham, que paso a comentar.

La charla se centró en el tema (cine y comic) durante la primera hora, desviándose un poco hacia el friquismo al final, y no averiguamos gran cosa sobre el trabajo de Mark, que en ningún momento fue de estrella, sino que se integró en el grupo y la conversación; si destacó fue por su lucidez y la pertinencia de sus comentarios.

Se le nota buena gente, sociable, accesible, con buenos modales, simpático y con la cabeza bien amueblada. Además, habla un inglés perfecto y se le entiende todo (yo pensaba que chamullaría algo de spanish, pero no). Eso sí, no le pidáis un dibujo si no queréis que su mujer (la periodista y crítica de comics Irma Page) os torture cruelmente. :-)) [No, ahora en serio, parece que es de los que te hacen el dibujito sin problemas...]

Irma fue traduciendo y opinando con buen juicio; entre los dos desvelaron detalles de cómo las principales compañías de comic habían dado la vuelta a la tortilla en su relación con los estudios cinematográficos y cómo afectaba esto a la producción de las editoriales. Interesante, aunque nada que no sospechara. En la Tertulia Fantástica de Santander hablamos sobre lo mismo hace poco y mis conclusiones se parecían mucho a lo que Mark nos contó y que resumo en la expresión “oportunidades de negocio”. Editores y productores detectan la demanda, estudian las oportunidades de negocio y se lanzan con las que pueden ser rentables allá donde estén, en la dirección que sea, y eso es todo.

También estuvo el caricaturista Enrique Vicente Vegas, famoso por sus cabezones, que comentó el asunto, al principio desde la perspectiva del aficionado y luego desde el punto de vista comercial y profesional, que conoce sorprendentemente bien.

La mesa estaba muy cerca del público y eso se notó. Seríamos unas treinta personas, lo que para ser Santander no está nada mal. El que estuvieran tan cerca del público se notó en lo mucho que intervino éste en la charla; hasta yo (que suelo ser tímido para estas cosas) me permití comentar detalles cuando otro miembro del público preguntó por la relación entre literatura y cómic a nivel de creadores, recordando que ahora mismo hay novelistas de género fantástico ya consagrados, como Orson Scott Card o Richard K. Morgan, haciendo trabajos para Marvel. Luego salió el tema del orgullo friqui, cosa que no me hizo demasiada gracia, y se tiraron un rato largo con ello; qué aburrimiento. Ahí falló Jesús Varas, el moderador y presidente de la Asociación de Amigos de la Narración Gráfica, tan absorto por la conversación que se olvidaba de su función. El ínclito Yexus (Jesús García Sierra), que estaba entre el público, intentó centrar el debate cuando éste derivó hacia el off-topic, preguntando por las adaptaciones en sentido contrario (obras audiovisuales > comic; yo me acordé del Dune de Sienkiewicz) y, sorprendentemente, la mesa no entró al trapo, cuando había cosas interesantes que comentar (por ejemplo, el fenómeno de Star Wars, con su efecto de ida y vuelta), y de nuevo falló la moderación al no dar pie al público (o sea, a mí) :-)) para comentar algo en ese sentido. Parte del público se empeñó en seguir “off-topiqueando”, en algún caso con muy poca fortuna (algún comentario absurdo sobre Watchmen y acusaciones doblemente absurdas de intrusismo contra los guionistas de cine profesionales porque el guión de V de Vendetta debería haberlo hecho Alan Moore [momento WTF de la velada]) y la cosa fue decayendo y prolongando su agonía hasta que Nacho tuvo que irse (sin que Buckingham firmase su ejemplar de Fábulas, qué rabia) y decidí irme con él, pues casi todo el bacalao estaba ya cortado y repartido.

Espero encontrarme de nuevo con Buckingham & Page en la Asturcon, pues ambos son gente interesante y parecen muy majos. De paso, igual consigo que Bucky me dibuje un Bigby (cuando Irma no mire) :-)) y Nacho logra que le firme su Fábulas y le garabatee un Miracleman. Por pedir, que no quede. :-)))

En fin, sólo queda felicitar y dar las gracias a Jesús Varas, a su Asociación y a todos los que han colaborado en esta iniciativa, por atreverse a montar algo así en Santander, que falta hace. Tendré un ojo puesto en ellos de cara al futuro; a ver si entre todos vamos animando un poco la ciudad...

lunes, 5 de junio de 2006

Novel, novella, novelette, story...

Como me ha recordado Ignacio Egea, hace cuatro años hice una pequeña investigación para un amigo de es.rec.ficcion.misc, el foro de Usenet sobre género fantástico. En su mensaje, el bueno de Manuel Marqués (que así se llama este gran compañero de newsgroup al que añoramos todos [ya no postea, por desgracia]), preguntaba por el significado exacto de varios términos ingleses relacionados con el mundo editorial: novel, novella, novelette, story... O, más precisamente, a qué extensión corresponde cada uno de esos términos que designan, como la mayoría de lectores sabréis, distintos tipos de narración según número de palabras.

Como Marqués preguntaba por los términos ingleses, mi explicación se orientó al ámbito anglosajón. Hela aquí:

* * *

Según la SFWA (Science Fiction Writers of America):

Short Story: menos de 7.500 palabras.
Novelette: entre 7.500 y 17.500 palabras.
Novella: entre 17.500 y 40.000 palabras.
Novel: 40.000 palabras o más.

No son medidas fijas. The Scriptorium, una página de recursos para escritores, utiliza unas parecidas pero no iguales:

Novel: Entre 45.000 y 150.000 palabras.
Novella/Novelette: Entre 7.000 y 40.000 palabras. Estos términos son empleados a menudo indistintamente, aunque las novellas tienden a ser más largas que las novelettes.
Short Story: Aproximadamente entre 2.000 y 7.500 palabras.
Short Short: Menos de 2.000 palabras.
Flash Fiction: También conocido como sudden fiction o micro fiction. Por debajo de 1000, 500, o incluso 99 palabras, dependiendo del mercado o las directrices de cada editorial (editorial guidelines o writer’s guidelines).

Ya veis que hay más clasificaciones aparte de las que define la SFWA.

Hay una obra de consulta muy influyente en EE.UU, A Handbook to Literature, de William Flint Thrall y Addison Hibbard, que establece diversas medidas para cada categoría. Aquí tenéis un artículo bastante interesante en el que se trata este asunto de las longitudes en literatura; está muy bien porque da una idea de lo arbitrario que es todo.

Según el artículo, tenemos:

Short story (cuento) - Entre 500 y 15.000 palabras; entre 12.000 y 15.000 se considera long short story (es decir, cuento largo). El mencionado manual indica que una novelette es «más larga que un cuento y más corta que una novela» (novel). Luego define para short novel una longitud de entre 15.000 y 50.000 palabras. Al autor del artículo le parece poco preciso, de modo que prefiere la definición del novelista John Gardner, para quien una novella debe tener entre 30.000 y 50.000 palabras. Las novels tienen más de 50.000 palabras, de acuerdo con diversas fuentes, que incluyen el manual ya citado y al escritor E. M. Forster, que dijo en 1927: «Toda obra en prosa de ficción que supere las 50.000 palabras será [considerada] una novela» (novel).

Hay una serie de términos que son virtualmente intercambiables: novella, novelette, nouvelle y short novel, pero no hay confusión que no resuelva la guideline, el documento con las directrices editoriales que cada casa tiene establecidas; los editores siempre dejan claro qué entienden ellos por cada cosa.
 
Esto de las directrices varía bastante y es muy importante para el autor estar “al loro”; siempre se recomienda enterarse de las directrices editoriales del medio al que se va a enviar un trabajo. En la mayoría de estos documentos, a modo de guía de instrucciones, se especifica incluso el método que se debe emplear para el recuento de palabras, a fin de que luego no haya problemas por unos dólares de más o de menos.

Un ejemplo es la guideline de Ellery Queen’s Mystery Magazine, una revista de misterio que trabaja casi con todo tipo de formatos, aunque su longitud preferida es de entre 2.500 y 8.000 palabras. Trabajan desde short novels (unas 20.000 palabras) hasta minute stories, de 250 palabras o menos. (Por cierto, esta revista paga entre 5 y 8 centavos por palabra.)

Existen sitios en la WWW donde se pueden consultar las guidelines de numerosas publicaciones. Por ejemplo, la Magazine Guidelines Database o el Writer’s Guidelines Directory. Así se puede enterar uno de cómo enviar un relato a Asimov’s Science Fiction o Analog, por poner dos ejemplos apetecibles de “la cosa nostra”.

* * *

 
Nota sobre el recuento de palabras: De la página ya mencionada, The Scriptorium, he traducido (a toda prisa) un texto que explica algunos de los métodos más conocidos. Obviamente, son válidos para textos en lengua inglesa, pero en español no debe de cambiar demasiado la cosa. Aprovecho para señalar que es una lástima que este tipo de material no se pueda encontrar en la red de habla hispana. A ver si alguien se anima. Bueno, ahí va:

«La mayoría de las obras de ficción se definen, en primer lugar y ante todo, por el número de palabras que contienen. Hay varias maneras de calcular el recuento de palabras, con diferentes ventajas y desventajas.

»Recuento del procesador de textos: Es el número que tu procesador de textos proporciona cuando le pides que realice un recuendo de palabras en tu documento. Es el modo más rápido y fácil de obtener un número, pero ojo: No todos los procesadores de texto están de acuerdo en qué es una palabra o como contarlas, y no todos los editores aceptan un recuento obtenido de ese modo. Además este método puede darte menos de lo debido, dependiendo de lo que tu procesador de textos entiende por una palabra. Se suele utilizar como una guía preliminar.

»Recuento por cálculo: No, no hace falta contar cada palabra para obtener ese número. Lo que se hace es contar los caracteres que hay en una línea normal, dividir ese número entre seis, contar el número de líneas de una página normal, multiplicar esos dos números, y multiplicar el resultado por el número total de hojas (incluyendo las que sólo están escritas parcialmente) para conseguir el número total de palabras. Redondea las centenas y... voilà!, tu recuento de palabras. Como estás contando caracteres y líneas, el espaciado y el tamaño y tipo de letra no importan. Esto se acepta generalmente como el método estándar para calcular el recuento de palabras de un documento.

»Recuento por cálculo (forma abreviada): Es la manera más fácil de obtener un recuento de palabras estándar, pero requiere que se den ciertos supuestos. Primero, debes usar una fuente de tipo Courier, con un cuerpo 12 aproximadamente, doble espacio y un margen de una pulgada alrededor de todo el folio. De todos modos, este es el formato estándar para enviar un manuscrito, así que no debería suponer ningún problema. Con este plan, puedes calcular unas doscientas cincuenta palabras por página, sencillamente las mismas que salían antaño cuando usábamos máquinas de escribir. Multiplica el número total de páginas por 250, incluyendo las escritas parcialmente, y ya tienes tu recuento. Deberías acercarte mucho al número obtenido mediante el segundo método, sin tanto contar letras y líneas.»

Ojo con el tercer método también, puesto que las palabras inglesas suelen ser de longitud algo más regular que las del castellano; no sé si funcionará bien en nuestro idioma; sería cuestión de probar a ver qué media sale. [VOLVER ARRIBA]

miércoles, 31 de mayo de 2006

Y dale con el canon


No, no voy a quejarme de la SGAE (por lo menos ahora no). Lo que voy a hacer es comentar un poco por encima la lista de relatos de ciencia ficción que Yarhel ha colgado en su estupendo blog.

Me alegra la inclusión de bastantes relatos (aunque no sé si novelas cortas valen como narrativa breve, pa’ mí que no) que están entre mis favoritos. Será que no tengo tan mal gusto. Yo me considero sobre todo un lector de novela; los relatos me saben a poco y para que uno me guste ya puede ser rico, rico. Leer una novela es como zamparse un buen primer plato; el relato es una especie de entrante, canapé o pincho, según el número de palabras. Un cocido montañés, como mínimo me llena. Pero el canapé tiene que ser la pera o no vale la molestia de mancharse los dedos. Si no veo caviar de Sturgeon, se queda en la bandeja. No sé si me explico.

Lo primero que he hecho, al ver que había novelas cortas, ha sido comprobar que estuviera La persistencia de la visión. Está, vale. Al margen de la indudable calidad del jurado, es una lista decente. Ahora, a ver el resto. :-))

Voy a comentar sólo lo que me llama más la atención y tengo fresco en la memoria. Si callo sobre mi adorada Le Guin (por ejemplo), no es que no me gusten sus relatos, o sea... Es que en ese momento no se me ocurre qué decir sobre ellos.

El árbol de saliva / Brian Aldiss

No consigo ponerme en situación para leerla. La tengo desde hace años y sigue en The Pila. Yo tampoco lo entiendo.

El niño feo / Isaac Asimov

Esta me sobra; está bien, pero vamos, tampoco para echar cohetes.

Luchacruenta / Greg Bear

Hombre, era original. Buenas ideas y curiosa confección. Pero... Bueno, un par de cohetes los merece.

El hombre Pi / Alfred Bester

Los hombres que asesinaron a Mahoma / Alfred Bester

Tiernamente Fahrenheit / Alfred Bester


Para mi gusto, la narrativa breve de Bester está sobrevalorada. Su punto de inescrutabilidad seduce a los más gafapastas pero a mí no me dice nada.

El ruido de un trueno / Ray Bradbury

Quizá mi favorito de Bradbury. Pero para opinar de verdad sobre Bradbury hay que conocerlo en inglés. En España se le ha traducido “de aquella manera”.

Hijo de sangre / Octavia Butler

Bueno y original, pero tampoco para echar cohetes, EMHO. Bueno, uno sí. Mejor que El niño feo ya es.

La torre de Babilonia / Ted Chiang

A ver si saco la antología de The Pila de una santa vez. Si no tuviera tanta space opera pendiente... :-))

El centinela / Arthur C. Clarke

Pues vaya una cosa; EMHO, no vale mucho. Fue la semilla de algo grandioso... pero una bellota no es un roble, vamos.

Segunda variedad / Philip K. Dick

EMHO, lo mejor que hizo Dick en ciencia ficción.

Minority Report / Philip K. Dick

Está bien, PTPEC (cohetes no, gracias).

Podemos recordarlo por usted al por mayor / Philip K. Dick

Mediocre, supongo que lo han incluido por su valor seminal. La idea está bien pero está escrito con el culo.

La costa asiática / Thomas Disch

Tengo que leerlo. Me suele gustar Disch y este no lo conozco.

No tengo boca y debo gritar / Harlan Ellison

Jeffty tiene cinco años / Harlan Ellison


Estupendos. Creo que a Ellison no se le reconoce debidamente como escritor, al menos aquí. Cuando se ponía a ello, lo hacía muy bien.

El continuo Gernsback / William Gibson

Johnny Mnemonic / William Gibson

Quemando cromo / William Gibson


No me parecen especialmente memorables, excepto Quemando a Cromo, que tiene bastante salero.

Todos vosotros, zombis / Robert A. Heinlein

Había que demostrar que “Heil” sabía escribir cuentos.

Flores para Algernon / Daniel Keyes

Un tanto pasteloso, pero vale. En vez de un cohete, echaremos un petardo. :-P

La marcha de los imbéciles / Cyril Kornbluth

No recuerdo haberlo leído, un acto de potencia bastante escasa pues cada vez que veo el apellido Kornbluth en un libro o revista, suelto el ejemplar como si la hoja fuera de ortiga. No soporto al jodío Kornbluth.

Ya me estoy cansando. Así cualquiera hace un canon... Pones cuarenta mil relatos y seguro que aciertas con los suficientes como para convencer al lector antes de que se canse.

Voy a poner la directa.

Enemigo mío / Barry Longyear

Bien, PTPEC (no pomm).

Los reyes de la arena / George R. R. Martin

Chupi.

El camino de la cruz y el dragón / George R. R. Martin

Psché.

Acero / Richard Matheson

Nacido de hombre y mujer / Richard Matheson


De Matheson yo destacaría Desaparición. [He pedido que cierren la web, así que aprovechad.]

A continuación me limitaré a dejar constancia de mis favoritos. Esto cansa una barbaridad.

Luz de otros días / Bob Shaw

La séptima víctima / Robert Sheckley

Alas nocturnas / Robert Silverberg


Echo de menos Camino a Bizancio. Hace poco gané un adepto para la causa (un lector de mainstream de los que leen premios Nobel y Cervantes casi exclusivamente) gracias a esta novela corta, ganadora del Nebula, cuya ausencia de la lista me parece incomprensible. Se quedó acojonado y suplicando más, másss...

La gruta de los ciervos danzarines / Clifford D. Simak

Va, venga, un cohete. Tengo debilidad por Simak.

Enjambre / Bruce Sterling

Aquí faltan otras cosas del universo Formador/Mecanicista (sí, me quedo con la traducción de Marín). [Y, aunque sea fantasía, me gustaría mencionar Flores de Edo, una preciosidad.]

La polilla lunar / Jack Vance

Magistral, puro Vance y, a la vez, un prodigio literario. Además trata un tema, el de las máscaras, que me es muy caro.

La persistencia de la visión / John Varley

En el salón de los reyes marcianos / John Varley

El Pusher / John Varley

Pulse Enter [] / John Varley


John Varley es, EMHO, el mejor cuentista de la historia de la ciencia ficción. Quitaría, de todos modos, El pusher (está bien, pero le falta nervio para ser magistral) y lo cambiaría por otro que echo mucho de menos en la lista y que para mí es su obra maestra (incluso por encima del reconocidísimo La persistencia de la visión, que nunca falta en estas listas)... Hablo de El fantasma de Kansas.

Los pollos feos / Howard Waldrop

Herederos del perisferio / Howard Waldrop


...¿Y este quién coño es? :-?

Pájaros lentos / Ian Watson

Psché. Ya sé que dije que iba a seguir sólo lo que me gusta, pero le tengo manía desde Empanada alienígena.

La quinta cabeza de Cerbero / Gene Wolfe

¿Ein?

24 vistas del monte Fuji, por Hokusai / Roger Zelazny

Muy bueno, sí señor, y bastante desconocido. Habría que editar alguna antología de relatos de Zelazny, seguro que hay más relatos guapos suyos escondidos por ahí.

Echo de menos El cartero, lo mejor de David Brin (mejor dicho, lo único bueno). :-))) Y me alivia no ver El juego de Ender, que está bien PTPEC.

viernes, 26 de mayo de 2006

Darth Vader foIIando con el traje

Ilustración de mirAviTodo empezó con el descubrimiento, por parte del sabio Aburreovejas, de una nueva especie de la fauna friqui: el pornovader. Espoleado por su ansia de nuevas presas, el Lascivo Varón salió en su busca.

El sesudo cazador exploró varios mundos del Sistema XXX, desde el oscuro Phetix hasta el brillante Gentay, pasando por el gigantesco Seksart, hasta que logró encontrar un ejemplar adulto en las húmedas junglas del planeta Kartun. Pero el esquivo pornovader consiguió mantenerse fuera de su alcance, oculto en una madriguera cuya entrada protegía un poderoso conjuro.

Sin embargo, el Lascivo Varón no se dio por vencido. Gracias a una palabra mágica, robada telepáticamente por un mutante del Orbital Jaquer al mago protector de los pornovader, logró penetrar en la madriguera y no sólo dio caza a su presa, sino a varias más de su misma especie que se escondían en aquel lugar...

Bueno, al grano. Que voy desatao.

Si tienes menos de 18 años, pulsa aquí.

Si eres mayor de edad pero quieres preservar la virginal pureza de tus retinas, pulsa aquí.

Si la pornografía ofende tu moral, pulsa aquí.

Pero si quieres ver a Darth Vader haciendo guarreridas apañolas, y además con su hija perdida (y bien perdida), pulsa aquí, aquí y aquí. ¡Triple ración! Y de postre, para más gloria, una ilustración del gran Wallace Wood.

Si consigo molestar a algún gafapasta aguafiestas, mejor.

jueves, 25 de mayo de 2006

Aguafiestas

Yo me lo he tomado a cachondeo, pero es que encajo al 95% en el manifiesto (porque perdí la virginidad a una edad razonable; si no, al 100%). Hay quien se rasga las vestiduras porque esto da mala imagen al fandom. “Mala imagen”, bah. Como si un friki de verdad se preocupara por eso alguna vez. Lo que pasa es que son unos saboríos, se pasan la vida intentando justificarse: «Yo soy normal». Y un huevo, normal. Mira lo que significa “normal” en el diccionario, anda...

Lo cierto es que yo no soy normal y me alegro, porque la norma da asco. Lo normal es ser un borrego. Soy de una manera determinada, soy raro y así es como me gusta ser. Si a otros no les gusta, me la suda; ellos se lo pierden. I'm a friki and I'm proud!

Y el año que viene, en carroza. Con dos cojones.

Say it loud!


I'M A NERD AND I'M PROUD!

Me quedo en casa todo el tiempo que puedo, soy casi un hikikomori.

Y estoy orgulloso.

Sé lo que significa hikikomori y estoy orgulloso.

Fui virgen hasta los 17 y estoy orgulloso. (También estaría orgulloso si siguiera siéndolo; me habría vuelto loco y me daría todo igual.)

No tengo pareja y estoy orgulloso. («Tengo la mano callosa / de tanto darle a la cosa» pero estoy orgulloso, los frikis semos asín.)

Mi amiga con derecho a roce es fan de Dragonlance y estoy orgulloso.

No me gusta el fútbol ni ningún deporte y estoy orgulloso.

Pertenezco a una asociación friki, soy el tesorero y estoy orgulloso.

Tengo pocos amigos, son todos frikis y estoy orgulloso.

No voy a la moda y estoy orgulloso.

Soy gordo, miope, barbudo, tengo gingivitis y gafas de pasta y estoy orgulloso.

No me importa reconocerlo: soy un friki, ¿y qué? ¡Estoy orgulloso!

Y cuando ponga en marcha mis planes y consiga dominar el mundo, estaré muy orgulloso.

¡Feliz Día del Orgullo Friki! :-D

sábado, 20 de mayo de 2006

Coloreando al brasileño Al Rio


Al Rio es la figura más destacada de los dibujantes de quadrinhos que operan en EE.UU. Su especialidad son las chicas, como demuestra en esta ilustración clásica de Wonder Woman que me he tomado la libertad de colorear, siguiendo un esquema de BP!

Espero que os guste; hasta ahora es la pieza que me ha costado más esfuerzo.

Original de Al Rio......coloreado por Jean Mallart

viernes, 12 de mayo de 2006

Coloreando a Jim Starlin


El Alto Señor Papal de la Iglesia de la Instrumentalidad ocupó la contraportada del número 1 de la serie regular de Dreadstar, creada por el infravalorado Jim Starlin.

Aquí lo tenéis vuelto a colorear por mi menda. He procurado seguir el esquema de color original. (De Glynis Wein.)

Lápiz y tinta de Jim StarlinColor de Jean Mallart

Más que el típico secundario malvado, el Señor Papal es uno de los protagonistas principales, casi al nivel del propio Dreadstar. En la ilustración de Starlin queda perfectamente reflejado el carácter del personaje, un hombre ambicioso, que disfruta con el ejercicio del poder y, a pesar de poseerlo a raudales, siempre quiere más. Me recuerda a alguien...

sábado, 6 de mayo de 2006

La segunda estantería


La locura continúa. De momento, voy por Valentine Pontífice, de Robert Silverberg.

Si quieres, echa un vistazo

miércoles, 26 de abril de 2006

Trasteando en 2D: La Caverna


Aprovechando un susto que me ha dado Wanadoo, estoy remozando un poquito mi web. He cambiado los iconos, he añadido este blog, cosillas así.

Una de las cosas que llevaba tiempo preparando es una sección dedicada a mi biblioteca de género fantástico, que desde la extinción de la página de Cyberdark (por respeto a David y a la verdad nunca diré que Cyberdark desapareció, ya que Cyberdark es él y sigue bien vivito), personalmente echaba mucho en falta. (WARNING: Indirecta para los de la Tercera Fundación.)

Lo he hecho de la manera más complicada posible, para entretenerme en las horas muertas de la mañana en que, de todos modos, me es imposible hacer nada realmente creativo. Pedí a mi hermano que sacase unas fotos de mi biblioteca, luego las traté en Photoshop para aislar los libros; luego modelé los bloques de libros en AutoCAD, modelé unas estanterías negras como unas que tengo en mi cuarto, puse los libros en los estantes, lo pasé todo a 3DStudio, mapeé los bloques con las fotos et voilà:

Estantería 1, de Aguilera a Stevenson

No hace falta que me digáis que es una locura. Lo sé de sobra.

Sólo he terminado la primera estantería y lo de terminar es un decir, porque sólo he enlazado tres estantes. Además, tengo que hacer cambios importantes para que no tarde tanto en cargar una vez colgado en la WWW.

Y ya tengo libros nuevos que no aparecen ahí... (Madre mía, estoy enfermo.)

Bueno, esto en cuanto a idas de olla.

Por otra parte ya va siendo hora de deshacerme de tanto material ilegal/alegal que ocupa espacio de almacenamiento en el FTP; en cuanto tenga suficiente material propio quitaré esos relatos de Silverberg, Sturgeon y compañía, que escaneé hace años emulando al abuelito diaspar. Total, ya están copiados en miles de sitios, por no hablar de los “pirtupir”...

También pretendo conseguir que Mundivia cierre de una vez mi antigua web, que sigue allí, la “tía”, funcionando como si nada y que dentro de poco traspasará el umbral de las 30.000 visitas dese 1999 (gracias, sobre todo, a material escaneado que, por aquel entonces, no era ilegal tener allí). Así terminaré con esa absurda dualidad.

En fin... Que, si el reloj me deja, este año habrá cambios importantes en la Caverna de Jean Mallart (y, con suerte y ganas, en el propio Jean Mallart, que falta le hacen).

Marc R. Soto, oéee, oé, oé, oéee... (III Certamen Universitario de Relato Corto Jóvenes Talentos Booket-Ámbito Cultural)


El joven talento ganadorEstoy eufórico porque mi vecino cavernario y compañero de la TerSa, Marc R. Soto, ha ganado el premio Booket de relato para jóvenes talentos (no tiene nada que ver con la escuela de Xavier); un premio importante, tanto en prestigio como en dotación económica, 6.000 euros que van a redondear el año de Marc.

Estos días estábamos como nerviosos por saber qué pasaba con él y finalmente se ha llevado el gato al agua. Ha sido emocionante. Estoy casi tan contento como si me hubiesen premiado a mí. :-)))

Diario Montañés
Europa Press

martes, 25 de abril de 2006

«Ensueños», de José Antonio Cotrina y Ana Díez


Diseño de Jean MallartDiseño: Jean mallart - Fotografía: Ana Díez

La proyección de Ensueños tendrá lugar tras la presentación de La casa de la colina negra. Una idea estupenda, unir las artes de la fotógrafa Ana Díez y de José Antonio Cotrina en la voz de Marc R. Soto (sin olvidar a nuestra contertulia Marisa, que se ha encargado del montaje). Tengo ganas de verlo (y oírlo).

miércoles, 29 de marzo de 2006

Próxima quedada de es.rec.ficcion.misc en Madrid


Bastantes habituales del mundillo fantástico recordarán la multitudinaria quedada de los usuarios del foro de Usenet sobre género fantástico, es.rec.ficcion.misc, que se celebró en la Semana Santa del año 2000 en Madrid. La denominada SS2K, una reunión que sirvió para compartir charla y comida “en vertical” con gente afín que se acercó desde todas partes. Había gente también de “fuera”, especialmente miembros de la Tertulia Madrileña y del canal de IRC #cienciaficcion.

Han pasado seis años y ya tocaba repetir. Hemos vuelto a quedar, el sábado día 15, de nuevo en Madrid, y espero pasármelo tan bien como aquella vez.

De los que estuvimos allá por el 2000 vamos a repetir unos cuantos. De momento, de quienes viajamos a Madrid en aquella ocasión, está confirmada la asistencia del ínclito diaspar, la del Doctor Slump y, por supuesto, la mía. Espero que se vayan uniendo unos cuantos más, especialmente de aquellos que entonces no pudieron venir (de los más veteranos, tenemos a Juan Cal-los, que esta vez sí podrá acercarse).

Si alguien desea apuntarse al “sarao” (comida, bebida y predación salvaje de libros y revistas), no tiene más que decirlo aquí y lo pondré en la lista de asistentes. ¡Ánimo!, seguro que lo pasaremos bien.

Que alguien vaya avisando a los de la Cuesta de Moyano para que se pongan las pilas, porque vamos a arrasar. :-)))

martes, 14 de marzo de 2006

Cayendo al vacío con Santiago Eximeno


Uno de los momentos cumbre de Septentrión: Santiago Eximeno nos explica cómo jugar al Falling. :-)))) (¡Gracias, Santi!)



Perdonad la calidad de imagen y sonido del video; lo saqué con mi humilde pero querida PDA.

miércoles, 1 de marzo de 2006

Premio Tristana de Novela Fantástica


A veces, leyendo el periódico, se lleva uno sorpresas. Buenas y, con desagradable frecuencia, también malas. Alegrías y cabreos.

Hoy vamos de cabreos.

Precisamente, el feliz domingo de nuestra aparición en El Diario Montañés, he podido leer en este periódico una de las morcillas más notables de los últimos tiempos, dentro del tratamiento que dan los medios a la cosa nostra en general.

Se trata de un anexo a la noticia sobre la próxima edición de un libro que recogerá trabajos inéditos de anteriores ganadores del premio José Hierro. Libro en el que, supongo yo, participará nuestro contertulio Marc (al menos, eso espero).

El anexo, titulado Otras convocatorias en la edición digital (no tengo la de papel a mano pero dice prácticamente lo mismo, morcilla incluida), cuenta lo siguiente:

«Igualmente, el Ayuntamiento de Santander ha convocado la décima edición del Premio 'Alegría' de Poesía, de carácter internacional, dotado con 7.500 euros y la publicación en la editorial Algaida, cuyo plazo de presentación finaliza también el próximo 17 de abril; así como la tercera edición del Premio 'Tristana' de Novela, éste de carácter bienal, que al igual que la edición anterior estará dirigida a la narrativa fantástica, con lo que continúa siendo el único certamen actualmente existente en España dedicado a este género. La dotación del premio asciende a 8.000 euros, más la publicación de la obra en editorial de ámbito nacional.

»En la anterior convocatoria, la novela ganadora, 'Desenmascarar a Kavarokios', del escritor madrileño García Hernández, publicada por Ediciones Menoscuarto, fue acogida por la crítica nacional como una obra de gran originalidad. El plazo de recepción de originales para este Premio 'Tristana' finaliza el próximo 23 de junio. Las novelas no deben rebasar los 200 folios y el concepto de género fantástico incluye tanto la ciencia ficción como la narrativa experimental.»

No sabía yo de este premio. Esto, de por sí, me parece raro. Pero bueno, uno no lo puede saber todo. ¡Y de 8.000 euros! Es extraño que no lo conociera; no me explico cómo ha podido pasárseme por alto, pero... En fin. Hay algo que sí sé: que no es verdad que sea el único. (¡Por favor!)

¿Cómo se puede ser tan (perdón) paleto como para afirmar, a estas alturas, lo siguiente (el subrayado es mío)?:

«(...) al igual que la edición anterior estará dirigida a la narrativa fantástica, con lo que continúa siendo el único certamen actualmente existente en España dedicado a este género

¿Y el Minotauro? ¿Y el Alberto Magno? ¿Y el UPC? ¿Y... la pila de certámenes de narrativa breve de género fantástico que existen? Los debo de haber alucinado.

No sé qué ignorancia clama más al cielo, si la mía o la del autor de esa desinformación periodística. EMHO, la suya es más grave porque, al fin y al cabo, vive de informar y se supone que ha de hacerlo fehacientemente.

Pero bueno, no vamos a ponernos en plan berserker ahora que nos llevamos tan bien...

Jodida autocensura...

domingo, 26 de febrero de 2006

Septentrión y la TerSa en el Diario Montañés


Bueno, hoy ha sido para mí un día de descanso total... Hasta que llegó la noticia en un SMS enviado a mi móvil por Nacho Illarregui: ¡Salimos en el diario! :-))

En efecto, salimos en el diario y nunca mejor dicho, lo de salimos, porque el texto que preparamos Nacho y yo ha sido fusilado sin contemplaciones. :-))

Una noticia que me ha alegrado el día después de una semana durilla en lo personal.

Santander acogerá el primer foro de tertulias de literatura fantástica

Autores para un encuentro

La noticia en papel
Por si fuera poco, al volver la página, me encuentro en una foto a nuestro contertulio Marc R. Soto, que charlará con Josean Cotrina en Encuentro con la literatura fantástica, acto que abrirá la Septentrión el ya próximo 10 de marzo:

Una publicación aglutinará textos inéditos de los galardonados en los premios José Hierro

De izquierda a derecha, Marc R. Soto, Alberto Santamaría, José Hierro y Marcos Díez Manrique
Esto marcha. :-)

miércoles, 15 de febrero de 2006

Javier Negrete, Premio Minotauro 2006


¡Enhorabuena al premiado! Ya tengo ganas de leer el libro, Señores del Olimpo, una novela de aventuras fantásticas trufada de mitología griega.

En cuanto a los finalistas, ¡ánimo!, a ver si por lo menos salen publicadas sus novelas, que no es poco.

Más información en El Mundo (creo que ha sido el primer medio importante que se ha hecho eco de la noticia).

Y gracias al Peras por el soplo. :-))

viernes, 3 de febrero de 2006

«Comics Code», en castellano


En 1954 nació la Comics Code Authority, una junta encargada de regular el contenido de los comics. Este organismo, de carácter privado y sin autoridad legal alguna, se convirtió de facto, con la connivencia de las ditribuidoras, en el mayor censor de la historia del comic estadounidense. En el país que, en esa época, insistía en autocalificarse como “líder del mundo libre”, la libertad de creación y expresión sufrió un tremendo golpe; uno más en la paliza que la señora Libertad tuvo que aguantar allí en aquellos tiempos.

No voy a entrar ahora a analizar las consecuencias que tuvo la aparición de la CCA para la industria del cómic estadounidense, que van desde lo palpable (la desaparición de casi todos los títulos de la editorial EC, por ejemplo) a lo intangible (la consideración del cómic como algo exclusivamente para niños, que perdura aún en muchas mentes ignorantes) y la cultura norteamericana en general, ni en consideraciones sobre la hipocresía de la “buena sociedad” de ese país. Pero su influencia se ha dejado notar durante décadas y la verdad es que no se puede entender el estado de cosas en el mundo del cómic norteamericano sin tenerla en cuenta. Tan sólo un ejemplo más: en EE.UU. no se ven prácticamente comics en los quioscos, como aquí. Se venden en tiendas especializadas con su propio canal de distribución separado de los canales generalistas. Ello es fruto de muchos años de intentar eludir la censura de la CCA y sus esbirros (afortunadamente, con éxito).

No va a hacer falta que os explique de qué iba el Comics Code (muchos lo sabréis ya, de todos modos), porque en esta entrada me dispongo a incluir el texto traducido por un servidor (hace algún tiempo, para es.rec.comics). Lo hago porque he comprobado que mucha gente habla de ello sin conocerlo más que de oídas. Una cosa es saber que, sin su sello de aprobación, en la práctica, ningún cómic podía venderse. Otra cosa es saber esto habiendo leído el código propiamente dicho. Es una experiencia, además de instructiva sobre la enferma mentalidad de ciertos sectores de la sociedad estadounidense, muy curiosa. Casi diría que alucinante.


[Nota de traducción: El uso de la palabra meretricious me hizo muchísima gracia y no he intentado buscar sinónimos que la hagan más digerible. ¿Que qué significa? Pues... meretricio. :-)) Ah, he intentado ser lo más fiel posible a la literalidad, así que no esperéis una versión literaria.]




Estándares de la Junta Directiva del Comics Code (Código de los Cómics) para asuntos editoriales, según lo adoptado originalmente.


Código Para Asuntos Editoriales.


Parte A de los Estándares Generales:

1) Los crímenes nunca serán presentados de tal manera que creen simpatía por el criminal, promuevan la desconfianza por las fuerzas de la ley y la justicia, o inspiren a otros un deseo de imitar a los criminales.

2) Ningún tebeo presentará explícitamente los detalles extraordinarios y métodos de un crimen.

3) Nunca se presentará a policías, jueces, oficiales del gobierno, y a las instituciones respetadas de manera que favorezca el desacato de la autoridad establecida.

4) Si se representa el crimen, será como una actividad sórdida y desagradable.

5) No se presentará a los criminales como si fueran encantadores u ocupando una posición que cree el deseo de emularles.

6) En cada caso el bien triunfará sobre el mal y el criminal será castigado por sus fechorías.

7) Las escenas de violencia excesiva serán prohibidas. Las escenas de tortura brutal, de excesivo e innecesario empleo de cuchillos y armas de fuego, agonía física, crímenes sangrientos y espantosos, serán eliminadas.

8) No se mostrarán métodos extraordinarios o inusuales de encubrir las armas.

9) Los casos de oficiales defensores de la ley que mueren como resultado de las actividades de un criminal deben ser desalentados.

10) El crimen del secuestro nunca será retratado en ningún detalle, ni se mostrará al abductor o raptor beneficiado por él. El criminal o el raptor debe ser castigado en cada caso.

11) Las letras de la palabra "crimen" en una revista de historietas nunca serán apreciablemente mayores que las otras palabras contenidas en el título. La palabra "crimen" nunca aparecerá sola en la cubierta.

12) Se ejercitará la moderación en el uso en de la palabra "crimen" en títulos o subtítulos.


Parte B de los Estándares Generales:

1) Ninguna revista de historietas utilizará la palabra "horror" o "terror" en su título.

2) Todas las escenas de horror, derramamiento excesivo de sangre, crímenes sangrientos o espantosos, depravación, lujuria, sadismo y masoquismo están prohibidas.

3) Todas las ilustraciones espeluznantes, desabridas o espantosas serán eliminadas.

4) La inclusión de historias que traten del mal se utilizará o publicará solamente donde la intención sea ilustrar una consecuencia moral y en ningún caso el mal será presentado como algo tentador ni para dañar la sensibilidad del lector.

5) Las escenas que tratan de, o los instrumentos asociados con: muertos vivientes, torturas vampíricas y vampirismo, espíritus necrófagos, canibalismo, y licantropía están prohibidas.


Parte C de los Estándares Generales:

Todos los elementos o técnicas no específicamente mencionadas aquí, pero que son contrarias al espíritu y a la intención del Código, y se consideran violaciones del buen gusto o la decencia, serán prohibidos.


Diálogo:

1) Se prohiben la blasfemia, la obscenidad, la indecencia, la vulgaridad, y las palabras o símbolos que han adquirido significados indeseables.

2) Se tomarán precauciones especiales para evitar referencias a aflicciones o deformidades físicas.

3) Aunque el argot y los coloquialismos son aceptables, el uso excesivo debe ser desalentado y donde sea posible la buena gramática será empleada.


Religión:

El ridículo o el ataque contra cualquier grupo religioso o racial nunca es permisible.


Vestimenta:

1) La desnudez en cualquier forma se prohibe, al igual que la exposición indecente o indebida.

2) La ilustración sugestiva y salaz o la postura sugestiva es inaceptable.

3) Todos los personajes serán representados con vestidos razonablemente aceptables para la sociedad.

4) Las mujeres serán dibujadas de manera realista, sin exageración de cualquier cualidad física.

NOTA: Debe ser reconocido que todas las prohibiciones que tratan de la vestimenta, del diálogo, o del trabajo artístico se aplican tanto específicamente a la cubierta de una revista de historietas como al contenido.


Matrimonio y sexo:

1) El divorcio no será tratado humorísticamente ni será representado como deseable.

2) No se hará mención ni se representarán relaciones sexuales ilícitas. Tanto escenas de amor violentas como anormalidades sexuales son inaceptables.

3) El respecto por los padres, el código moral, y por el comportamiento honorable será fomentado. Una comprensión simpatizante de los problemas del amor no es licencia para la distorsión moral.

4) El tratamiento de historias de amor o romance acentuará el valor del hogar y de la santidad del matrimonio.

5) La pasión o el interés romántico nunca serán tratados de tal manera que estimulen las emociones más bajas y primarias.

6) La seducción y la violación nunca serán mostrados o sugeridos.

7) La perversión sexual o cualquier referencia a la misma se prohiben terminantemente.


Código Para Asuntos Publicitarios:

Estas regulaciones son aplicables a todas las revistas publicadas por los miembros de la Comics Magazine Association of America, Inc (Asociación de Revistas de Historietas de América). El buen gusto será el principio rector en la aceptación de publicidad.

1) La publicidad de licor y tabaco no es aceptable.

2) El anuncio de libros de sexo o de instrucción sexual es inaceptable.

3) Se prohibe la venta de postales ilustradas, "pin-ups", "estudios artísticos" o cualquier otra reproducción de figuras desnudas o semidesnudas.

4) La publicidad para venta de cuchillos, armas escamoteables, o facsímiles realistas de armas de fuego está prohibida.

5) Se prohibe la publicidad para venta de fuegos artificiales.

6) La publicidad relacionada con la venta de equipamientos para el juego o de material impreso sobre el juego no será aceptada.

7) La desnudez con propósito meretricio y las posturas salaces no serán permitidas en la publicidad de ningún producto; las figuras vestidas nunca serán presentadas de tal manera que sean ofensivas o contrarias al buen gusto o las buenas costumbres.

8) Al máximo de su capacidad, cada editor comprobará que todas las declaraciones hechas en anuncios se conforman con la verdad y evitan la mala interpretación.

9) El anuncio de productos médicos, relacionados con la salud o la higiene de naturaleza cuestionable deben ser rechazados. Los anuncios de productos médicos, relacionados con la salud o la higiene aprobados por la Asociación Médica Americana, o la Asociación Dental Americana, serán juzgados aceptables si se conforman con el resto de las condiciones del código de publicidad.